gana dinero con bitcoin aprender a invertir en criptomonedas como invertir en la bolsa y ganar dinero invertir en la bolsa gta v empresas rivales es buen momento para invertir en bolsa 2017 ventajas de invertir en oro bitcoin bilbao renta 4 fondos aprender invertir en bolsa gratis en que invertir 935 000 billones de dolares donde esta en google chrome opciones de internet servicio señales opciones binarias el trading online de una forma sencilla pdf

Verano a dos puntas de Osvaldo Laport

http://www.laprensa.com.ar/484217-Verano-a-dos-puntas-de-Osvaldo-Laport.note.aspx

Estrena como director un burlesque en Mar del Plata y en las sierras protagoniza una comedia dramática

Verano a dos puntas de Osvaldo Laport

Se la juega en la Feliz por un género poco transitado, con Ranni, Gianola y su esposa Viviana Sáez. En Villa Carlos Paz compartirá escenario con su admirado Pepe Soriano. El recuerdo de Catriel y “Solita” Silveyra.

  • “La temporada no me quita el sueño”, dice el actor. “No es una apuesta lo que hago, es un trabajo”.

Inquieto, entusiasmado, como quien quiere mostrarle al mundo su nueva creación. Así se muestra Osvaldo Laport por el debut del espectáculo “Burlesque Baires Show” en Mar del Plata, que lo tiene como creador y director. Una propuesta que lo corre por un momento de su eterno rol de galán de telenovelas, para despuntar el vicio de la dirección, en esta ocasión, nada menos que ante su mujer Viviana Sáez, su hija Jazmín, y figuras como Rodolfo Ranni y Fabián Gianola.

Pero por más que se pruebe otras ropas, Laport es Laport, y por ello, a partir del 1º de enero, también estará protagonizando en Villa Carlos Paz la obra “Rotos de amor”, junto a Pepe Soriano, Hugo Arana y Víctor Laplace.
En charla íntima con La Prensa, el uruguayo ya argentinizado habló del burlesque, género que descubrió hace poco y lo apasionó; de su amor por la familia y de cómo, pudiendo elegir el desborde, prefirió la tranquilidad de los suyos.

-A quien vea “Burlesque Baires Show” le costará creer que Laport fue su mentor.
-Es un género maravilloso, porque rescata las raíces teatrales. Es una fusión de varieté, music hall y mucho de comedia. Lo denominaría como “una comedia sensual y romántica”. Y más allá de la excusa de la disciplina del burlesque, existe una historia de inclusión, porque tocamos temas que tienen que ver con la sociedad de hoy. Bajo los mandamientos del burlesque levantamos la bandera de los cuerpos reales, tanto en hombres como en mujeres. Hay personas jóvenes y no tan jóvenes que hacen del código de desvestirse con sensualidad, un verdadero arte.

-¿De dónde viene su conexión con el burlesque?
-Nació hace dos años cuando mi mujer, que es alumna de burlesque, me presenta a su profesora Yani Giovannetti, artista reconocida en el mundo y no aquí, porque su disciplina se mal relaciona con el cabaret y lo grotesco. Una vez, hablando los tres, las escuché tan apasionadas que sentí que algo había que hacer en la Argentina porque no se había hecho nada de eso. Este género tiene cuadros clásicos que son de gran impacto visual. Por ejemplo, uno que es un copa gigante llena de champagne, en el al ritmo del jazz y el blues la artista se va desvistiendo y al final de zambulle en ella. Cuando el público vea ese cuadro en vivo va a enloquecer.

-¿Cómo une ese cuadro con artistas como Ranni o Gianola?
-Viviana en la obra es la cabeza de una compañía, la mujer de Ranni y primera generación de artistas. Ya no se sube más a la copa porque está grande y la última vez que lo hizo se cayó y casi se quiebra la cadera. Encima no tenía obra social porque la compañía está en decadencia. Hasta que aparece el dueño del teatro donde ensayan y trae a Yani Giovannetti, que sería la segunda generación. Mi hija Jazmín es la tercera y la que transgrede las reglas.

EXPLORACION
-Como director, ¿es de los de la guardia vieja o se mueve con la voracidad actual?
-Mis colegas dicen que tengo una locura importante en la cabeza y la transmito para bien en el escenario. Esa locura que viene por esos personajes como Guevara o Catriel, en los que los directores me preguntaban hacia dónde iba con esa forma de hablar y de moverme. Fomento esa exploración.

-La Argentina siempre está en crisis. ¿No teme apostar justo en esta temporada a un género poco transitado?
-La temporada no me quita el sueño. Yo a los ocho años ya era canillita. Y desde esa época no paré de trabajar. No es una apuesta, es un trabajo. Tengo ese hábito y creo que las cosas salen, bien o mejor, pero salen. El show demanda mucho vestuario y mucho escenario, pero el público lo va a agradecer.
Paralelamente a su incursión en el teatro Provincial de Mar del Plata (donde “Burlesque…” estrena el próximo miércoles), Laport también hará temporada en Villa Carlos Paz, en esta ocasión como una de las figuras de ese póker de ases que forma con Pepe Soriano, Hugo Arana y Víctor Laplace. Debuta el miércoles 1º en el Teatro del Sol 2, prometiendo sensibilizar a la platea masculina con historias que llegan al corazón. “Cada función es un placer. Ya hicimos calle Corrientes y ahora esperamos que vengan de todas partes del país a escuchar estas historias de los rotos de amor. Es una comedia desopilante pero con un libro tremendo. Los hombres en el público lloran porque quién no tuvo el corazón roto por una historia dramática de amor”, interroga.

-Muchos grandes actores reunidos en una misma obra.
-Cuando me propusieron trabajar con Pepe no lo dudé. Desarme toda mi agenda y me tiré de cabeza. Somos muy amigos pero nunca había trabajado con él. Tiene noventa años y es un animal de la actuación. Se la re banca. Además están dos amigos como Arana y Laplace. Trabajo, éxito y disfrute asegurado.

TENTACIONES
-Hablando de éxito, con su personaje Catriel rompió fronteras. ¿Nunca se creyó un dios?
-Tuve momentos en mi vida de mucha exposición, pero por dentro mi perfil siempre fue bajo, de estar con el mate y encontrar mi centro en la familia, en mis raíces. En Italia, cuando se dio “Más allá del horizonte”, después de Berlusconi venía yo, pero eso nunca me hizo ruido en la cabeza. No creo en la fama, sí creo en el trabajo, en la elaboración de personajes y en contar buenas historias.

-Supo decirle no a las tentaciones.
-Cerré muchas puertas a excesos y a situaciones que si hubiese transitado, hoy no estaría dirigiendo a mi mujer y a mi hija. Los amigos del campeón se detectan fácilmente en este ambiente. Además, mi esencia es ser calmo. Me acuerdo la sorpresa que se generó cuando le hice la cuna a mi hija. Qué más lindo para un padre que eso. Yo vengo de una familia donde el trabajo en el hogar no tenía género. Había que lavar la ropa, cortar el pelo a los hermanos, sacar el agua del pozo.

-Tuvo parejas icónicas en la televisión. ¿Con cuál se queda?
-Conservo un lindo recuerdo de todas. Pero el público demanda la pareja con Soledad Silveyra, tanto a nivel nacional como internacional. Qué generamos, la verdad no lo sé, porque trabajé con muchas figuras importantes como Luisa Kuliok, Grecia Colmenares y Romina Gaetani. Pero algo con Solita traspasó la pantalla y hace que siempre me comenten algo de las novelas que hicimos juntos.